Legionella en hoteles

Para evitar la proliferación de la legionella es imprescindible llevar a cabo un mantenimiento de las instalaciones adecuado y saber en todo momento, en qué puntos hay que poner especial atención para no ocasionar un problema en nuestro sistema de ACS. ¿Sabes de qué tipo de mantenimiento hablamos?

Como ya avanzamos en el post anterior, a partir del R.D. 865/2003, de 4 de julio, que establece los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, la prevención y control de la legionella mediante la adopción de medidas higiénico-sanitarias en aquellas instalaciones en las que puede proliferar está totalmente regulado. ¿Está tu instalación dentro de las condiciones adecuadas para controlar la proliferación de la legionella?

¿Cómo se controla la proliferación de la legionella?

En primer lugar, y según recoge la normativa, todo hotel deberá tener un registro de mantenimiento. Dicho registro recogerá las incidencias, resultados y fechas de paradas y puestas en marcha de la instalación.

  • Revisión, limpieza y desinfección general.
  • Resultados analíticos de los análisis del agua.
  • Otras operaciones de mantenimiento.
  • Firma de los responsables.

El registro de mantenimiento estará siempre a disposición de las autoridades sanitarias.

Además de los correspondientes registros, también hay una serie de medidas preventivas para evitar la proliferación de la legionella:

  • Eliminar o reducir zonas sucias.
  • Evitar las condiciones que favorecen la multiplicación, mediante el control de la temperatura del agua y la desinfección continua de la misma.

Programa de mantenimiento

El programa de mantenimiento constará de varias partes.

  1. Elaboración del plano señalizado de cada instalación. En el plano aparecerán todos sus componentes y las zonas críticas donde tomar muestras del agua.
  2. Programa de limpieza y desinfección. Se realizará una limpieza exhaustiva.
  3. Revisión y examen de todas las partes de la instalación. En este caso, ¿qué se revisará?
  • Buen funcionamiento de la instalación: hay que sustituir componentes deteriorados.
  • Estado de conservación y limpieza de la temperatura de acumuladores y puntos terminales.

4. Programa de tratamiento del agua: se tomarán muestras, como mínimo, anualmente con el objetivo de asegurar su calidad.

Ya hemos visto cómo se origina la legionella y cómo evitar la proliferación en tu hotel o residencia, ¿Qué medidas hay que tomar para erradicar el problema si, en contra de las recomendaciones, no hemos logrado evitarla? Lo veremos en siguientes posts. Mientras tanto, te dejamos con esta segunda infografía que resume los aspectos que hemos tratado en este artículo:

proliferación de la legionella

¿Realizas un correcto mantenimiento en tu edificio? Si tienes alguna duda o quieres comentarnos cualquier cosa en referencia con la prevención de la legionella ponte en contacto con nosotros o cuéntanos en comentarios.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.