Equilibrado hidráulico

El equilibrado de las instalaciones hidráulicas es un factor primordial para el ahorro energético y de prevención de infecciones y averías.

Nuestro principal objetivo tiene doble vertiente:

  1. Eficiencia energética
  2. Prevención de la legionella

¿Dónde es necesario un equilibrado hidráulico?

En cualquier instalación hidráulica, estando entre otras:

  • Instalaciones de Agua caliente Sanitaria “ACS”
  • Instalaciones de calefacción.
  • Instalaciones de climatización.
  • Instalaciones solares térmicas.
  • Instalaciones industriales complejas.

valvula de equilibrado hidráulico

¿Por qué es necesario un equilibrado hidráulico?

Algunas de las principales razones por las que es necesario un equilibrado hidráulico son:

  • Ahorro de energía y la reducción de averías en las máquinas.
    Disminución del riesgo de proliferación de la legionella.

Por ello, con el equilibrado hidráulico nos asegurarnos de que todos los elementos de la instalación reciben el caudal que necesitan y que las válvulas de equilibrado funcionarán de forma óptima.

De este modo:

  • Se asegura que llegará el caudal de agua suficiente a todos los elementos.
    Las válvulas de equilibrado cumplirán de manera óptima su función de regular caudales y temperaturas.
  • Se podrán prevenir problemas de funcionamiento (ruidos).
    Se podrán evitar proliferación de bacterias indeseables que puedan causar infecciones a los usuarios.
La base de nuestro trabajo es asegurar que las velocidades de los fluidos por el interior de las conducciones son las adecuadas.

¿A qué están enfocados nuestros servicios en equilibrado hidráulico?

A asegurar que:
  • Los terminales y equipos funcionan correctamente.

  • A todas las unidades terminales les llega el caudal para el que fueron diseñados.

  • Se evitan velocidades del fluido demasiado elevadas, que pueden causar ruidos o deterioros.

  • Se impide que las bombas funcionen en condiciones de bajo rendimiento con lo que se previene el desgaste prematuro o la rotura de estas.

  • Se limitan las presiones diferenciales que actúan sobre las válvulas de regulación, asegurando el funcionamiento correcto de estos dispositivos.

  • Se aseguran las velocidades adecuadas en todos los ramales de la instalación.

  • Se evitan zonas de baja velocidad que puedan generar focos de infección.